Autor El poema
25 Juny 2015 a 15:00

Allí

Allí

Allí

Todavía, duerme un ángel, tal vez herido,
durante el camino, alrededor de los amantes, 
pensaste entender el sol, su acantilado de rango social, y de ninguno otro, 
digno nacimiento evangélico,
Las resplandecientes calles, como un tercer orden, el azul blanquísimo, domina latiéndome, lo hasta,
entre presencias menores, dondequiera, las mujeres dan luz,
y la tierra, como posando nieve en alas de pájaro, de la nada, es absoluta, a excepto, las encinas de metal y hormigón, miles, ventanas y extrarradios,
de cuantos seres, donde tras ellas,
en busca del milagro, un día abre, igual desaparecen loables, otros, alcanzando el silencio, despues, ya dentro,
la locura de las lenguas, y más bajo, 
el hotel, algo lejos, sobre el hudson, 
sortea el rastro, cuyo sentimiento,
fecunda la izquierda del east, 
yo te quería, atlántica, enfrente,
dedicada dos horas, escribirte, y alejarme, en este contexto, de volver a empezar, 
y todavía, duerme un ángel, tal vez herido,
debo irme, del encuentro contigo,
al menisel que tengo cuenta, el corto vuelo,
flota, acercando la esperanza original, en tu beso.

Martín Brubdle

Switch to mobile version